METANFETAMINA

metanfetamina

La metanfetamina es un potente estimulante que causa adicción y un grave daño al sistema nervioso central. Esta droga se fabrica en laboratorios clandestinos con ingredientes relativamente baratos y fáciles de encontrar, incluso sin receta médica. Estos factores trabajan juntos para hacer de la metanfetamina un medicamento con un alto potencial de propagación.

Es un polvo cristalino blanco, sin olor y de sabor amargo que se disuelve fácilmente en agua o alcohol.

Esta droga fue desarrollada a principios de siglo a partir de su droga “madre”, la anfetamina, y fue utilizada originalmente en descongestivos nasales e inhaladores bronquiales. Durante la Segunda Guerra Mundial se administraron drogas estimulantes a las tropas en Alemania, Estados Unidos, Gran Bretaña y Japón. En Italia, los estimulantes sintéticos fueron usados sin receta médica por los estudiantes en las décadas de 1940,1950 y 1960, exclusivamente para permanecer despiertos en la noche para preparar los exámenes.

En los años sesenta, la “moda” de las anfetaminas se extendió entre los jóvenes, como hábito colectivo, con una motivación completamente diferente: bailar y tener relaciones sexuales. Evidentemente, en ambos casos los efectos y el comportamiento de los consumidores fueron bastante diferentes.

Actualmente en Estados Unidos se considera a la metanfetamina como un estimulante con alto potencial de abuso. Por lo tanto, sólo está disponible con receta médica. Hay pocas recetas médicas para las que se pueda usar. Estos incluyen el tratamiento de la narcolepsia, déficit o desorden en la capacidad de prestar atención y tratar la obesidad (pero por períodos muy cortos). Su uso con fines médicos es muy limitado.

Efectos

  • Estimulación cerebral
  • Sensación de energía y lucidez
  • Prolongación de la vigilia y eliminación del cansancio
  • Aceleración
  • Sudoración
  • Boca seca
  • Pupilas dilatadas
  • Falta de apetito
  • Aumento de presión
  • Temblores
  • Ansiedad
  • Insomnio
  • Trastornos circulatorios y cardíacos
  • Pérdida de peso y apetito
  • Trastornos mentales

Adicción y abstinencia

adicta a las metanfetaminas

 

El uso continuo de estimulantes puede causar adicción. El síndrome de abstinencia se manifiesta con: depresión, fatiga, calambres, somnolencia y se entrelaza con los síntomas de intoxicación crónica. La dependencia mental también es fuerte. El abuso de estimulantes pued conducir al uso de drogas depresivas para compensar el efecto (alcohol, tranquilizantes, somníferos).

La estructura química de la metanfetamina es similar a la anfetamina, pero tiene efectos más pronunciados en el sistema nervioso central. Al igual que la anfetamina, la metanfetamina provoca un aumento de la actividad, una disminución del apetito y una sensación general de bienestar. Los efectos de la metanfetamina pueden durar de 6 a 8 horas. Después del “momento”inicial, suele producirse un estado de agitación muy elevado que, en algunos individuos, puede dar lugar a un comportamiento violento.

¿Cómo se consume la metanfetamina?

Las metanfetaminas vienen en diferentes formas y pueden ser fumadas, inhaladas, ingeridas o inyectadas. Las drogas alteran el estado de ánimo de diferentes maneras, dependiendo de cómo se toman.

Inmediatamente después de fumar la droga o de haberla inyectado por vía intravenosa, la persona experimenta un “destello” intenso que dura sólo unos minutos y se describe como muy agradable. Si la droga se inhala o se toma a través de la ingestión, produce euforia – una sensación muy fuerte pero no al mismo nivel que se obtiene al tomar la droga por vía intravenosa. Si se inhala, la droga produce sus efectos en 15-20 minutos.

En la década de 1980 comenzó a fumarse en pipa como el crack. De esta forma produce efectos que pueden durar 12 horas o más.

¿En qué se diferencia la metanfetamina de otros estimulantes, como la cocaína?

La metanfetamina se clasifica como psicoestimulante, al igual que otras drogas de abuso como las anfetaminas y la cocaína. Aunque estos estimulantes tienen efectos conductuales y fisiológicos similares, existen diferencias importantes en los mecanismos por los que actúan a nivel de las células nerviosas.

La metanfetamina, al igual que la cocaína, provoca una acumulación del neurotransmisor dopamina. Esta excesiva concentración de dopamina parece dar lugar a una estimulación y se percibe como una sensación de euforia. En contraste con la cocaína, que puede ser eliminada rápida y casi completamente metabolizada por el cuerpo, la acción de la metanfetamina dura mucho más tiempo y un mayor porcentaje de la droga permanece en el cuerpo sin ser metabolizada. La metanfetamina permanece así más tiempo en el cerebro, prolongando los efectos estimulantes producidos.

 

Fuente de las imágenes: 12