Bendito alcohol que me deja expresar lo que mi corazón piensa, pero maldita la razón que no lo hace